¡Es la estructura, insensatos! (segunda parte: jerarquía)


Terminaba la primera parte de este post afirmando que Christiansen y Chater (2015) (C&C) aún cometían un error mayor que el de Everett y otros, en el sentido de que no solo también confunden la recursividad (como propiedad formal del sistema computacional) con la subordinación isomórfica (aka “estructuras recursivas”), sino que, además, haciendo casi venial la confusión, niegan que haya en realidad un sistema computacional detrás de la generación y procesamiento de las expresiones lingüísticas. En su lugar proponen que nuestra aparente capacidad para tratar (limitadamente) con la estructura recursiva en las lenguas sería una capacidad aprendida por la práctica y derivada de nuestra capacidad general para aprender secuencias lineales:

We argue that our limited ability to deal with recursive structure in natural language is an acquired skill, relying on non-linguistic abilities for sequence learning (Christiansen y Chater 2015: 2).

Lo que dan a entender, por tanto, es que si nuestra capacidad para procesar la estructura sintáctica se basa en nuestra capacidad para aprender secuencias lineales, entonces la estructura sintáctica es esencialmente lineal. De hecho, argumentan (usando datos genéticos y neurológicos) que los seres humanos han desarrollado una capacidad específica para aprender secuencias complejas, y proponen que esa capacidad es la que estaría detrás de nuestra capacidad lingüística, haciendo innecesario postular una FL, incluso una mínima:

Hence, both comparative and genetic evidence suggests that humans have evolved complex sequence learning abilities, which, in turn, appear to have been pressed into service to support the emergence of our linguistic skills (Christiansen y Chater 2015: 4)

Es curioso con qué facilidad se acepta en este caso una adaptación evolutiva específica para aprender secuencial lineales, pero ese es otro asunto. En todo caso, no parece que haya nada que objetar a que los seres humanos disponemos de capacidades más desarrolladas que otros primates para aprender secuencias complejas, ni sería prudente negar que tal capacidad es especialmente útil para aprender y usar el lenguaje. Esto es así porque las lenguas humanas tienen una obvia dimensión secuencial: hablamos produciendo cadenas lineales de palabras y aprendemos a hablar oyendo (y procesando) cadenas lineales de sonidos. Lo objetable (lo que incluso se puede demostrar que es falso) es asumir que la sintaxis de las lenguas humanas sea lineal. Esta es una creencia tradicional, pre-científica, análoga en la física a la creencia de que los átomos son indivisibles o a la creencia de que se puede predecir el comportamiento de todas las partículas.

Pero antes de volver sobre esto, es importante notar también que al confundir la estructura sintáctica con la secuencia lineal que la representa, C&S (y otros muchos autores) confunden también la gramática con el procesamiento. De hecho, no es que los confundan, es que proponen expresamente que la gramática es innecesaria, y que basta con el procesamiento para explicar la estructura de las lenguas.

Su argumento esencial (aparte de considerar que el lenguaje es un objeto cultural y no biológico) se basa en un despliegue meritorio de experimentación (de otros autores y mucha hecha por ellos mismos, básicamente de simulaciones con redes neurales y contrastes conductuales con humanos) que termina mostrando que las redes neurales artificiales son capaces de evolucionar para replicar básicamente las limitaciones que los humanos tienen para procesar “estructuras recursivas”. Dado que asumen que han mostrado que las redes neurales artificiales emulan las capacidades humanas, y dado que las redes neurales no desarrollan un sistema recursivo interno, entonces concluyen que no hay un sistema recursivo interno dentro de los humanos.

El problema para esta conclusión es que el procesamiento de la secuencia lineal de palabras es solo una parte del procesamiento lingüístico, precisamente porque la estructura sintáctica no es lineal, sino jerárquica.

Consideremos una oración típica de lo que sería una “estructura recursiva” en la que tanto los humanos con las redes neurales entrenadas muestran un mismo patrón de ineficacia, tales como las llamadas oraciones de subordinación central (un tipo de oraciones de “vía muerta”):

1. El cocinero al que el camarero al que el taxista ofendió apreciaba admiraba a los músicos

Cualquier hablante nativo del español consideraría en una primera lectura la oración de 1 ininteligible y la juzgaría como agramatical en un experimento de valoración. Sin embargo, es una oración perfectamente gramatical (léase despacio unas pocas veces, pónganse una comas mentales, y su sentido aflorará como un resplandor en la noche).

Ya Chomsky y Miller, en los años 50, consideraron estos casos como nítidos ejemplos de la diferencia entre competencia y actuación. Aunque la gramática genera esa oración, la gente no la usa porque exige mucho esfuerzo de procesamiento. La existencia de oraciones gramaticales difíciles de procesar es, de hecho, una prueba directa de la existencia de un conocimiento lingüístico independiente del uso del lenguaje en tiempo real (y también de que la sintaxis interna no surgió para la comunicación, pero eso lo discutiremos luego).

C&C objetan que si hubiera una competencia recursiva innata, no debería haber dificultades de procesamiento y que alegar problemas de sobrecarga de memoria de trabajo (la explicación de Miller) es muy barroco, dado que hay personas que lo hacen mejor que otras y que en algunas lenguas se usan más que en otras. Es una actitud razonable si uno piensa que la sintaxis humana consiste en poner palabras en un orden lineal esencialmente plano y que la capacidad sintáctica humana es un refinamiento de la capacidad de aprendizaje de secuencias lineales.

Y, en efecto, los problemas de procesamiento que produce la oración de 1 tienen que ver con el orden lineal. Si lo alteramos moderando las inversiones de sujeto, obtenemos la versión de 2, mucho más amigable (pero con la misma estructura y, por tanto, el mismo significado):

2. El cocinero al que apreciaba el camarero al que ofendió el taxista admiraba a los músicos

Pero esto nos permite dos conclusiones relevantes. Primero, que el hecho de que signifiquen lo mismo teniendo diferente orden pone de manifiesto que el orden no determina el significado. Segundo, que, en efecto, el procesador tiene preferencia por las relaciones gramaticales adyacentes (digamos, “locales” linealmente). Pero nótese que ese es un hecho esperable si estamos procesando una estructura que se ha “aplanado”, esto es, que al externalizarse se ha convertido en una secuencia lineal de palabras. Si empleamos nuestra capacidad para reconocer secuencias como una parte de nuestro procesamiento lingüístico, es esperable que 1 cueste más de procesar que 2, precisamente porque en 1 muchas de las relaciones sintácticas relevantes se presentan “interrumpidas” por otros elementos, que no dejan “cerrar” la derivación y, plausiblemente, sobrecargan la memoria de trabajo. Por tanto, que el procesamiento sintáctico se resienta de hechos de orden lineal no permite concluir que la sintaxis sea lineal.

Además, los propios C&C reportan un hecho interesante en este contexto de distinción entre las propiedades formales de las expresiones generadas por el sistema computacional y el procesador lineal empleado en su uso. Tanto las redes neurales como los humanos (de lengua inglesa) tienden a considerar más aceptable el ejemplo de 3, que es agramatical, que el de 1, siendo que 3 es el resultado de quitar un verbo a 1, formando una no oración:

3. * El cocinero al que el camarero al que el taxista ofendió apreciaba a los músicos

Es comprensible que la ausencia del verbo principal en 3 alivie la sobrecarga de procesamiento, pero entonces lo que se pone de manifiesto es que lo que los experimentos están midiendo es la “procesabilidad lineal” y no la gramática (al fin y al cabo 1 tiene una estructura y sentido coherentes y 3 carece de ambos).

De manera también interesante, aducen C&C que los hablantes de lengua alemana no muestran esa preferencia por 3 sobre 1, dado que están acostumbrados a procesar oraciones con alteraciones sistemáticas de la adyacencia lineal (como por ejemplo dass Ingrid Peter Hans schwimmen lassen sah, literalmente ‘que Ingrid Peter Hans nadar dejar vio’, o sea, en román paladino, que Ingrid vio a Peter dejar nadar a Hans). Esta variabilidad interlingüística en la capacidad de procesamiento es empleada por C&C para reforzar su hipótesis de que la capacidad de procesar estructura recursiva depende de la práctica y la costumbre y que, por tanto, no sería innata y, en consecuencia, no habría FL.

arbol3Sin embargo, la conclusión no se sostiene. Lo que, si acaso, evidencian esos hechos es que la capacidad de procesamiento secuencial se puede entrenar, algo que en modo alguno está en contradicción con la existencia de un sistema computacional recursivo. El sistema computacional recursivo (la sintaxis) genera un número potencialmente infinito de estructuras gramaticales jerárquicas, como las de la figura que ilustra esta entrada. Dichas estructuras, como también resulta representado en la figura, se convierten en secuencias lineales en la externalización del lenguaje para la comunicación. Y una vez externalizadas, unas son más o menos difíciles de procesar por parte de nuestra capacidad de procesamiento lineal y, por supuesto, en función de nuestra experiencia previa y hábitos, tendremos mayor o menor facilidad para ello, como sucede con cualquier lector que ahora vuelva sobre el ejemplo de 1.

La pregunta importante, por tanto, es la siguiente: ¿puede realmente el procesamiento de secuencias lineales dar cuenta de la estructura sintáctica de las lenguas humanas?

Ya sabemos la respuesta de C&C, que les lleva a considerar que la complejidad estructural de la sintaxis de las lenguas humanas es una estipulación y no un hecho empírico contrastado:

From our usage-based perspective, the answer does not necessarily require the postulation of recursive mechanisms as long as the proposed mechanisms can deal with the level of complex recursive structure that humans can actually process. In other words, what needs to be accounted for is the empirical evidence regarding human processing of complex recursive structures, and not theoretical presuppositions about recursion as a stipulated property of our language system. (Christiansen y Chater, 2015: 7)

El error crucial de esa aproximación es, como adelantaba, la indistinción entre, de una parte, las expresiones lingüísticas que emitimos (típicamente en cadenas secuenciales de palabras -como las que el lector tiene delante-) y, de otra, la estructura sintáctica (inaudible e invisible) que determina por qué las expresiones significan lo que significan y no otra cosa.

Puede parecer trivial tener que señalar esto, pero a la vista está que no. La sutil y compleja “estructura subatómica” que subyace a las expresiones lingüísticas está simplemente pasando desapercibida para buena parte de la profesión, esto es, para buena parte de los lingüistas profesionales, lo que sin duda es un problema de la teoría lingüística actual y puede ser un serio obstáculo para su integración en el cuerpo central de la ciencia cognitiva.

Quizá respondiendo a esa misma percepción, casi a la vez que ha aparecido el artículo de C&C, también se acaba de publicar en diciembre pasado, en otra revista de relumbrón en ciencia cognitiva (Trends in Cognitive Science) un artículo de Everaert, Huybregts, Chomsky, Berwick y Bolhuis con el también sugerente título “Structures, Not Strings: Linguistics as Part of the Cognitive Sciences”. Los motivos por los que unos cuantos “popes” de la gramática generativa actual (incluyendo al “pope”) se han puesto a escribir un resumen rayano en lo trivial de la investigación en su campo están claros:

[T]aking language as a computational cognitive mechanism seriously, allow us to address issues left unexplained in the increasingly popular surface-oriented approaches to language (Everaert et al., 2015: 729)

Veamos un ejemplo más de lo que queda sin explicar, en este caso inspirado en uno que discuten Everaert et al.:

4. El vestido que me puse no convenció a nadie

En 4 podemos observar que el término de polaridad negativa nadie tiene que ir precedido por no. De lo contrario, la oración está mal formada:

5. *El vestido que me puse convenció a nadie

Podríamos afirmar que la condición para poder usar nadie en esa oración es que antes haya un no. Pero entonces el siguiente ejemplo del japonés sería un contraejemplo:

6. Taroo-wa nani-mo tabe-nakat-ta  (Taroo no comió nada)

7. *Taroo-wa nani-mo tabe-ta (*Taroo comió nada)

El ejemplo de 7, paralelo al de 5, muestra que si no hay un no (-nakat-) no se puede usar nadie (nani-mo, en este caso ‘nada’). Pero 6 es correcta y ahí es nadie/nada el que precede a no, por lo que no podemos generalizar la explicación. Tendríamos que asumir que en español no tiene que preceder a nadie pero que en japonés es al revés. Sin embargo, lo relevante es que el orden lineal es insuficiente para dar una explicación del contraste:

8. *El vestido que no me puse convenció a nadie

En 8 observamos que, aunque no precede a nadie, la oración es agramatical. Podríamos decir entonces que lo que pasa es que el no tiene que ir con el verbo del que es complemento nadie, pero entonces ya no estamos hablando de orden lineal, estamos hablando de jerarquía. La condición para usar nadie tiene que ver con la posición estructural (en un árbol como el de la ilustración) en la que está no, y no con la precedencia. La idea elemental es que no no puede estar incluido en un constituyente desde el que no sea hermano estructural del constituyente que incluye a nadie (lo que en la jerga llamamos “mando-c”). Así, el no de 8 está “atrapado” en la oración de relativo que no me puse y no tiene la relación estructural necesaria con nadie (y dejo al lector aplicado la explicación de por qué A nadie le convenció el vestido que me puse es correcta).

Pero lo relevante de todo esto es que la interpretación de las expresiones lingüísticas, aunque se materializan linealmente, es sensible a la estructura y no al orden lineal (las reglas son dependientes de la estructura, en la jerga antigua). La prueba palmaria está en que en japonés, una lengua que linealiza sus constituyentes de manera diferente al español, las condiciones son las mismas, precisamente porque dependen de la estructura jerárquica propia de la sintaxis humana y no de cómo esa estructura luego se “aplane” para ser emitida o procesada por el sistema motor que produce las cadenas de sonidos.

En mi opinión, uno de los logros fundamentales de la gramática generativa (y especialmente del programa minimalista) ha sido poner de manifiesto que la conexión entre el sistema computacional (la sintaxis) y el componente conceptual-intencional, responsable en última instancia de la comprensión, es diferente a la conexión del sistema computacional con el componente sensoriomotor responsable de la externalización en señales físicas de las expresiones lingüísticas. Más concretamente, Chomsky ha defendido (desde 2007 al menos) que posiblemente el sistema computacional humano evolucionó / está optimizado para el sistema conceptual-intencional. De este modo, el primer uso del lenguaje sería el de un sistema interno de pensamiento, esto es, un lenguaje interno de la mente capaz de combinar de nuevos modos elementos conceptuales para crear conceptos más complejos (y, por tanto, pensamientos, posiblemente libres del control del estímulo). La posterior conexión con el sistema sensoriomotor para la externalización sería, por tanto, secundaria o ancilar. Y sería precisamente en esa conexión, sensible al entorno en su desarrollo en cada persona, en la que emergerían las diferencias entre las lenguas. La relación entre los componentes esenciales de la FL es, por tanto, asimétrica. En palabras de Everaert et al:

The asymmetry is: the mapping to meaning is primary and is blind to order (language as a system for thought), the mapping to sound/sign is secondary and needs order (imposed by externalization of language). The empirical claim is, therefore, that linear order is available for the mapping to sound/sign, but not for the mapping to meaning. (Everaert et al. 2015: 741)

Parafraseando a Everaert et al. podría decirse que los cómputos mentales en la creación y comprensión de expresiones lingüísticas (y de pensamientos en general) son ciegos a la ordenación lineal de las palabras que son articuladas o percibidas por los sistemas de input y output del interfaz con el sistema sensoriomotor, esto es, dicho más simplemente, que el orden lineal es irrelevante para la semántica y la sintaxis. El orden lineal es un rasgo secundario, impuesto en la externalización del lenguaje cuando este se usa para la comunicación.

Así, concluyen los autores, en la relación entre el sistema computacional y el componente conceptual-intencional la estructura jerárquica es necesaria y suficiente, mientras que el orden lineal es irrelevante. Por su parte, en la relación con el componente sensoriomotor, la estructura jerárquica es necesaria pero no suficiente, mientras que el orden lineal sí es necesario, pues lo impone la externalización. A modo de lema para llevar a casa, los autores lo exponen así:

What reaches the mind is unordered, what reaches the ear is ordered. (Everaert et al. 2015: 740)

Puede que haya algunos aspectos de esta visión que sean erróneos o que necesiten más ajuste y experimentación, pero no es cuestionable que la reducción de la sintaxis a orden lineal es simple desconocimiento de una rama de la ciencia que llamamos teoría sintáctica.

Reconozco que cuando leí el artículo de Everaert et al. en una revista de tanto impacto aparente sentí un poco de bochorno, puesto que cualquier estudiante de lingüística de cualquier universidad medianamente decente está familiarizado con su contenido, pero, como dicen sus autores:

These somewhat elementary but important insights have been recognized since the very origins of generative grammar, but seem to have been forgotten, ignored, or even denied without serious argument in recent times (Everaert et al. 2015: 742).

Hay muchas formas de hacer lingüística y todas tienen importantes cosas que aportar. Uno puede o no estar interesado por la sintaxis, pero no es prudente hacer como si no existiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: