Jackendoff is not crazy! (O sobre la fonología y la consciencia)


s200_ray.jackendoffEn un recomendable y sincero autorretrato intelectual, la lingüista Gillian Ramchand expone qué significa para ella ser una lingüista generativista. Entre las muchas cosas que opina que pueden creerse sin dejar de ser chomskiano, está el no tener por qué pensar que Jackendoff está loco. Estoy completamente de acuerdo. En contra de lo que parecen pensar otros generativistas ortodoxos, creo que Ray Jackendoff, además de ser un generativista “de tomo y lomo”, ha hecho (y está haciendo) un gran servicio a la causa de construir una auténtica ciencia cognitiva del lenguaje, que es de lo que el generativismo trata en realidad.

Por cierto, otro tanto se puede decir de Steven Pinker, por lo que no me tiembla el pulso al escribir que Jackendoff y Pinker son tan chomskianos como lo pueda ser Chomsky, pues el marco de la lingüística chomskiana sin duda trasciende al pionero genio de carne y hueso que le da nombre.

Pero no es de las miserias de la pequeña sociología de la gramática generativa de lo que quiero hablar al proclamar que Jackendoff no está loco, sino de su enigmática y atractiva hipótesis de la inconsciencia del significado (HIS, por abreviar). La excusa para ello es que recientemente llegó a mis manos el último libro de Jackendoff (A User’s Guide to Thought and Meaning, 2014) en el que recapitula de manera amena y (más) sencilla sus más de 30 años de publicaciones al respecto. De hecho, la HIS ya aparece en su imprescindible Consciousness and the Computational Mind de 1987, pero allí (o eso me pareció en su momento) estaba formulada de manera más oscura y menos convincente (o yo estaba inmaduro para entenderla).

Como su nombre indica, la HIS asume que el significado (y el pensamiento, que vienen a tener la misma naturaleza) son inconscientes, esto es, ajenos a nuestra mente consciente. Por sorprendente que esto pueda parecer, en mi opinión, lo más intrigante y original de la HIS es el papel que otorga a lo que Saussure llamaba el plano del significante, esto es, la forma fonológica de las palabras y oraciones.

En las propias palabras de Jackendoff, citadas de A User’s Guide:

“the meaning side of a sound-meaning pair is unconscious, except for producing the feeling that the attached piece of sound is meaningful” (p. 49).

Claro que que los significados estén ocultos no significa que no tengan relevantes efectos: gracias a ellos podemos identificar y categorizar objetos del mundo, podemos seguir instrucciones, realizar inferencias y emitir enunciados que otras personas parecen entender. Todas esas cosas, dice Jackendoff, dependen de “captar” significados. La paradoja es que captamos significados incluso aunque no tenemos consciencia de ellos.

La HIS tiene, pues, tres partes esenciales: (i) la ‘pronunciación’ percibida es consciente, (ii) la ‘pronunciación’ va acompañada de una sensación consciente de significatividad y (iii) va asociada a un significado inconsciente (el concepto o pensamiento que expresa).

Lo que tenemos en la cabeza son conceptos y pensamientos; cuando algunos de esos conceptos y pensamientos se pueden asociar a una forma fonológica, entonces esos conceptos o pensamientos son el significado de esa forma fonológica. Por tanto, puede haber perfectamente conceptos o pensamientos que no sean el significado de ninguna forma fonológica (aunque no podemos ser conscientes de ellos), y puede haber formas fonológicas que no tengan ningún significado (porque no se conectan a ningún concepto o pensamiento).

Lo que Jackendoff llama pensamiento (thought) es en realidad la suma de los conceptos y el sistema computacional o sintaxis que los estructura. Desde ese punto de vista, el pensamiento es lo mismo que el “lenguaje interno” del conocido modelo chomskiano (formado por el sistema conceptual-intencional más el sistema computacional), pero desconectado del sistema sensorio-motor.

Lo que habitualmente llamamos lenguaje (y que agrupamos en lenguas históricas como el español o el chino) implica necesariamente una conexión de ese “lenguaje interno” con los sistemas de externalización (los sonidos, por simplificar). La historia convencional (y bastante razonable) es que la “externalización” de ese lenguaje interno está al servicio de la comunicación. Pero Jackendoff va más allá y sugiere que la vinculación de significados a sonidos no solo mejora nuestra capacidad de comunicarnos, sino que también proporciona el medio para que la mente consciente pueda operar con las derivaciones internas que, en caso contrario, solo podrían ser inconscientes. En otras palabras, que la fonología está en la base de la consciencia y, por tanto, del llamado pensamiento racional. Puede que Jackendoff no esté loco, pero a muchos podría parecérselo. A mí me da que tiene razón e intentaré explicar por qué.

Como queda dicho, lo más sorprendente y atractivo de la hipótesis de Jackendoff es el papel que le otorga su modelo de la consciencia a la forma fonológica. Veámoslo de forma comprimida: el significado es la base de nuestro conocimiento ¡pero nuestro conocimiento es inconsciente! Solo somos conscientes de la forma fonológica de las palabras y oraciones, pero no de su significado.

Así, según Jackendoff, la antigua intuición de que pensar conscientemente es lo mismo que hablarse a uno mismo es correcta, ya que la única manera que los significados tienen de acceder a la consciencia es a través de un asidero, de una manilla (handle), típicamente, la pronunciación (esto es, la forma fonológica). Por supuesto, también podemos ser conscientes a través de imágenes visuales o de otras percepciones, pero la lógica es la misma: la estructura conceptual y espacial que subyace a todo el pensamiento (y que es la base de nuestra cognición, de nuestro conocimiento) es totalmente inconsciente e inaccesible, está oculta en el cerebro salvo por los fogonazos episódicos y transitorios que tenemos de ella cuando usamos esos asideros (formas fonológicas, imágenes visuales, sensaciones táctiles, etc.) para experimentar nuestro propio discurso interior.

Por supuesto, ello no significa que nuestros pensamientos sean exactamente las frases que oímos internamente. Recuérdese que la forma fonológica de nuestro discurso interior es solo el asidero a las estructuras cognitivas confinadas en nuestra mente inconsciente. Según Jackendoff (p. 84) cuando percibimos una forma fonológica significativa (porque alguien la pronuncia o porque resuena sola en nuestro cerebro) aún no podemos percibir directamente el significado (¡recuérdese que es inconsciente!); de lo que somos conscientes es de que tal forma fonológica es significativa, pero no del significado en sí.

O en otras palabras: cuando alguien nos dice algo y entendemos lo que significa en realidad no somos conscientes del significado, sino solo de que esos sonidos tienen significado. Esta es mi parte favorita: según Jackendoff, lo que llamamos un “pensamiento consciente” tiene en realidad tres componentes: la imagen verbal, la sensación de que es significativa y el propio significado. Pero solo los dos primeros son conscientes (o acceden a la consciencia). El tercero, el significado asociado a la pronunciación, permanece inconsciente, aunque es el que hace todo el trabajo pesado en el pensamiento interno, como por ejemplo establecer inferencias, cotejar supuestos y trazar relaciones de referencia, esto es, proporcionar una interpretación de lo que nos dicen y del mundo.

Pero que quede claro: según este modelo no todo el pensamiento humano es verbal ni, por supuesto, consciente. Casi todo el uso que hacemos en la vida del lenguaje interno, esto es, del pensamiento (incluso cuando creemos que estamos razonando) pertenece al pensamiento inconsciente, y este no necesita asideros ni, por tanto, formas fonológicas. Solo el pensamiento del que somos conscientes, esto es, el que somos capaces de experimentar, requiere de asideros fonológicos (o de otras modalidades perceptivas).

Es cierto que tendemos a pensar que la pronunciación interna que hacemos es el propio pensamiento, pero eso es una simplificación motivada precisamente por el sentimiento de significatividad, del que sí somos conscientes (frente a una cadena de sonidos aleatoria como esplofre, por ejemplo, que no produce ese sentimiento).

Otro error habitual que la HIS aclara es la confusión entre pensamiento y consciencia. Así, un ser sin lenguaje (entendido como lenguaje interno más fonología) podría pensar, y bastante bien. Lo que no podría es ser consciente de sus pensamientos. De hecho, como se decía, los seres humanos hacemos uso habitual y muy eficiente del pensamiento de manera inconsciente. La diferencia está en que nosotros, frente a los demás primates superiores, gracias precisamente al lenguaje, no solo podemos tener pensamientos más complejos (esto por obra y gracia del sistema computacional que llamamos sintaxis), sino que además podemos ser conscientes de que los tenemos (esto por obra y gracia de la conexión del sistema computacional y conceptual con la fonología, esto es, con el sistema sensoriomotor).

Lo mismo funciona para la visión. Cuando estamos pensando conscientemente “oímos” las palabras dentro de la mente (de hecho, es de esa percepción de lo que somos conscientes) y sabemos que no nos está hablando nadie porque no hay una conexión entre los estímulos auditivos procesados por el oído y la “voz” en nuestra cabeza. Cuando vemos algo, como la pantalla del ordenador, somos conscientes de la imagen visual y sabemos que está ahí delante porque existe una conexión entre la imagen visual dentro de nuestro cerebro y los estímulos recibidos en la retina. Cuando no existe esa conexión, es que estamos imaginando una pantalla (o que tenemos una alucinación, lo que se explicaría precisamente como un mal funcionamiento de la detección de la conexión entre la imagen visual en el cerebro y los estímulos visuales procedentes de la retina).

Hemos visto que según la HIS de Jackendoff la forma fonológica es el asidero que posibilita la consciencia. Nótese entonces que en realidad el lenguaje no sería un requisito para la consciencia, puesto que también las imágenes visuales y los estímulos táctiles y olfativos pueden funcionar como asideros de conceptos internos inconscientes. De hecho, no tenemos razones para pensar que seamos los únicos organismos con algún tipo de consciencia de sí mismos. Cosa distinta es de qué se puede ser consciente.

El sistema computacional humano (que también es inconsciente) sí que parece marcar una diferencia con respecto al de otras especies en lo que respecta a la complejidad del pensamiento (tanto inconsciente como consciente). Como han puesto de manifiesto desde finales de los años cincuenta del siglo XX Chomsky y sus seguidores, el sistema computacional, con su capacidad de producir recursivamente derivaciones ilimitadas y capaces de combinar entre sí todo tipo de elementos conceptuales, produce una estructura conceptual (ahora usando la terminología típica de Jackendoff) que nos singulariza cognitivamente del resto de organismos. Todo lo que sabemos lo sabemos porque lo ha construido el cerebro, y la herramienta que usa el nuestro es precisamente la sintaxis. Por decirlo simplificadamente: aunque no tuviéramos consciencia, también seríamos más listos, aunque no lo sabríamos.

Por tanto, esa compleja estructura conceptual producida por la sintaxis no implica ni presupone necesariamente la consciencia. De hecho, si Jackendoff está en lo cierto y el pensamiento (el significado) es realmente inconsciente, la consciencia no es una consecuencia del lenguaje interno ni de la sofisticación de nuestra estructura conceptual, sino que es consecuencia de la conexión que el lenguaje interno tiene con cadenas arbitrarias de fonemas que sí pueden acceder a la consciencia. No podemos representar con una imagen visual conceptos como la desesperación, los celos, la entropía o el pasado, pero sí podemos crearlos con el lenguaje interno y hacerlos presentes en nuestra experiencia consciente a través de sonidos asociados a ellos, o de grafías, como acabo de hacer.

Pero aún hay más. Los seres humanos no sólo somos conscientes de nosotros mismos sino que, gracias al lenguaje, también somos conscientes de nuestros pensamientos, esto es, de que los tenemos, aunque en sí mismos sean inconscientes. Y ahí, según Jackendoff, está la base del atributo más notorio y famoso de nuestra especie: el pensamiento racional, esto es, el pensamiento consciente.

Según Jackendoff la investigación en psicología cognitiva reciente distingue entre dos modos de razonamiento, el sistema 1 y el sistema 2. El sistema 1 es rápido, automático e inconsciente (sería lo que comúnmente llamamos pensamiento intuitivo o inconsciente), mientras que el sistema 2 es lento, costoso, lineal y consciente (que es lo que normalmente identificamos con el pensamiento racional). Buena parte de la tradición filosófica ha insistido en que el segundo es específicamente humano (Homo sapiens) y se ha relacionado precisamente con el lenguaje. El modelo de Jackendoff no niega esto, pero lo explica mucho más coherentemente. Lo que propone nuestro autor es que en realidad el sistema 2 no es distinto del sistema 1, sino que, como él dice, “it rides on top of System 1” (p. 214). El sistema 2 sería pensamiento que está vinculado a un correlato cognitivo de la consciencia, esto es, a la forma fonológica. Dado que la forma fonológica es lineal, dice Jackendoff, el pensamiento consciente es lineal; dado que la pronunciación es lenta (en comparación con la rapidez del pensamiento), el pensamiento consciente es lento. Y dado que el pensamiento es inconsciente, solo podemos tener un acceso consciente a él si tiene un asidero consciente, la forma fonológica. Como únicamente los humanos tienen lenguaje, concluye Jackendoff, únicamente los humanos tienen pensamiento racional, por lo que, entonces, el sistema 2 equivale básicamente al sistema 1 más el lenguaje.

Pero en este punto hay que ser muy cuidadosos con la terminología. Habría más bien que decir que el sistema 2 equivale al sistema 1 más la externalización del lenguaje. Sugiere Jackendoff que si un chimpancé tuviera lenguaje no sería como un humano, puesto que el sistema 1 humano también es muy diferente del sistema 1 del chimpancé. Jackendoff está usando ‘lenguaje’ como equivalente a una dimensión fonológica, pero el lenguaje es mucho más que eso, puesto que es también el lenguaje (a través de la sintaxis) el que precisamente hace diferente nuestro sistema 1 del resto de los organismos capaces de pensamiento, como el chimpancé.

En todo caso, lo que le añade el lenguaje al sistema 1 humano para convertirlo en un sistema 2 (también humano) no es complejidad computacional, sino acceso a la consciencia. La posibilidad que brinda el lenguaje de referirnos a los pensamientos y manipularlos a través de sus correlatos conscientes (las formas fonológicas) es lo que nos hace capaces de obtener conclusiones, esto es, conocimiento que no podríamos obtener solo con el pensamiento inconsciente.

Lo maravilloso es que ese conocimiento sigue siendo inconsciente, aunque nos haga humanos.

5 comentarios

  1. Denébola Amalia LLevot |Responder

    El sistema 2 ¿es resultado de la necesidad de comunicarse? De vivir aisladamente, ¿tendríamos un sistema computacional/sintaxis sin enterarnos? ¿Para qué?

    1. José-Luis Mendívil |Responder

      Buena pregunta! Si fuera cierto eso, un lenguaje interno sofisticado aún sería muy útil aun no accediendo a la consciencia. Una mejor comprensión de la causalidad, el tiempo, los deseos e intenciones de los demás, etc., sería sin duda un rasgo adaptativo.

      1. Denébola Amalia LLevot

        Gracias porque tu respuesta aún da más que pensar. Ese lenguaje interno común al ser humano ¿es la GU?

      2. José-Luis Mendívil

        Bueno, nada en biología es universal en sentido estricto (no hay dos personas idénticas como no hay dos hormigas idénticas). Pero en lo esencial ese sistema es común a la especie. Sin embargo, la GU no debería entenderse como un sistema de conocimiento, sino más bien con el conjunto de propiedades biológicamente determinadas en un determinado sistema, sea el lenguaje o sea el hígado. Decimos que es universal porque no parece estar afectado por la variación del entorno en el mismo grado en que lo está la lengua que se externaliza.

  2. Hola
    Mientras leía me venían a la mente frases de Hjelmslev en cuanto a la forma y la sustancia en el plano del contenido, y de Coseriu acerca de que la esencia del lenguaje es el conocimiento, el fijar contenidos de la consciencia. Salvando las terminologías y los focos de interés, esto inscribiría parcialmente el pensamiento de Jackendoff en una tradición (quizás inesperada) e invitaría a volver, por lo menos de vez en cuando, al estructuralismo europeo.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: