El Curso de Lenguas en Peligro llegó a su fin


Ayer jueves a las ocho de la tarde finalizó el curso de Lenguas en Peligro y Procesos de Revitalización Lingüística que hemos organizado dentro del Seminario de ZL. Personalmente tengo que decir que, durante este mes largo que ha durado, he aprendido mucho y he disfrutado más. También he conocido a gente muy interesante.

Quiero agradecer públicamente a Alberto Hijazo por la brillante iniciativa que tuvo y tanto a él como a Iraide Ibarretxe por todo el trabajo de coordinación que han realizado y que ha hecho posible que el curso saliera adelante. Agradezco también a todos los profesores que generosamente aceptaron participar en esta iniciativa, sin recibir por ello (tengo que decirlo) más que nuestra gratitud.

Gracias también a todos los que habéis participado activamente en el curso. Algunos de vosotros haciendo kilómetros para poder estar con nosotros, o haciendo cabriolas para poder acoplar las sesiones a vuestro ajetreado horario. Y la mayoría sin perderos una sola de las sesiones.

Ha sido un verdadero placer.

Anuncios

Una respuesta

  1. Un curso muy interesante. Felicidades a los organizadores.

    No me resisto a comentar una sensación que comparto con la expresada por las “lingüistas generales” en la última sesión.
    Durante las cuatro primeras jornadas del curso, hemos aprendido aspectos teóricos y experiencias concretas, tanto lejanos como cercanos, de cómo se realizan o se han realizado procesos de revitalización lingüística y de codificación. He de decir que durante las sesiones más generales he echado en falta que se hubieran destacado las analogías, paralelismos y diferencias con la situación de las lenguas de nuestra comunidad autónoma.

    Sorprendentemente, al llegar a las sesiones referidas al aragonés, (probablemente, la lengua con mayor peligro de desaparición de la Europa Occidental), tras escuchar a destacados profesor universitarios, le queda a uno la impresión de que lo que ha servido a otras lenguas es imposible en el caso del aragonés, para el que todos los aspectos positivos de la revitalización se tornan en problemas indeseables.
    Así, una tímida planificación tendente a un aumento de los ámbitos de uso de la lengua (hasta hoy reservados al castellano), a favorecer la comunicación entre hablantes sin recurrir a la lengua dominante, a favorecer su aprendizaje como L2, se percibe como no conveniente, apostándose por el mantenimiento de la diglosia, y la pérdida de valor comunicativo de la lengua, lo que no puede sino llevar a la rotura total de su transmisión generacional y su rápida desaparición.

    Sería interesante saber lo que opinan los expertos que han vivido procesos de recuperación en otras partes del mundo. Estoy convencido de que todos estos prejuicios, problemas e inconvenientes, a menudo sociolingüísticos, se han repetido en todos esos procesos, y que de su experiencia podríamos aprender mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: